Costa Rica

Mission 21 respalda proyectos teológicos de dos organizaciones copartes en Costa Rica. Los proyectos se ejecutan en San José, capital de Costa Rica. Ambos proyectos de Mission 21 son de alcance continental y están dirigidos a los grupos meta de toda América Latina. El enfoque de éstos es la fuerza transformadora de la religión y de la iglesia.

 

Un continente de desigualdades 

Varios países latinoamericanos han experimentado cambios positivos en los últimos años. Esto ha permitido que la pobreza se redujera en forma significativa dentro de los últimos diez años y que cada vez más personas tengan una educación escolar. Sin embargo, el continente se encuentra ante grandes desafíos y se ve confrontado, por ejemplo, a la deforestación de los bosques tropicales o a una tasa de mortalidad materna relativamente alta. 

La desigualdad social sigue siendo una característica común de todos los países latinoamericanos: diez de los quince países del mundo con mayor desigualdad se encuentran en América Latina y el Caribe. Esto se refleja en el inequitativo acceso a la tierra, asistencia médica, educación superior de calidad y prestaciones de jubilación. Los más afectados por estas asimetrías son mujeres, niños, ancianos, personas discapacitadas y grupos poblacionales indígenas y afrodescendientes.

 

Formación teológica para lograr más justicia

Las dos organizaciones teológicas copartes de Mission 21 en Costa Rica abordan estos desafíos. Ellas destacan la relevancia social de la teología, y a través de sus proyectos y ofertas de capacitación contribuyen al logro de condiciones más justas en las sociedades latinoamericanas. Mediante debate crítico de los planteamientos teológicos y temáticas relacionadas a la fe, capacitan y estimulan a personas de toda América Latina a asumir responsabilidad en la iglesia y la sociedad. Los programas de becas posibilitan además a personas de escasos recursos obtener una formación profesional, garantizando de esta manera la igualdad de oportunidades.

 

Religión en América Latina  

En América Latina todavía existe una fuerte influencia de la Iglesia Católica, dado que el catolicismo fue la religión del Estado durante siglos y todavía lo sigue siendo en algunos países. Al mismo tiempo, las iglesias pentecostales carismáticas registran desde hace décadas un crecimiento significativo. Dichas iglesias a menudo forman parte de una corriente fundamental que contrasta con los enfoques de la teología de la liberación que surgieron en la iglesia católica y protestante en los años ’70. Estos enfoques tienen una alta relevancia social, puesto que instan a ponerse del lado de los pobres y a optar por ellos. A partir de entonces se han añadido exigencias específicas como los derechos de las mujeres y de los indígenas. A pesar de que la teología de la liberación nunca fue un movimiento masivo, tuvo un papel importante en el logro de cambios sociales en América Latina.

 

Religión y desarrollo

Según se puede constatar, el nexo entre religión y desarrollo tiene tradición en América Latina. El apoyo de la formación teológica siempre ha sido parte importante del quehacer de Mission 21. La promoción de una teología ecuménica y liberadora es de particular relevancia en vista de las tendencias fundamentalistas que se han levantado en las iglesias y en los establecimientos de formación teológica en América Latina. Por este medio, podemos contribuir a contrarrestar el fanatismo y la radicalización, así como abogar por condiciones más justas en las sociedades latinoamericanas. La promoción de una religión, teología y espiritualidad liberadora y de fomento de la vida es una tarea de gran importancia para Mission 21 y sus organizaciones copartes en Costa Rica.

 

Acompañamiento profesional de Mission 21

Mission 21 garantiza un acompañamiento profesional a sus organizaciones copartes en Costa Rica. Mediante colaboradores/as en terreno se presta apoyo a las instituciones de formación para el establecimiento de contactos intercontinentales y a través de ello se mejora el impacto del trabajo conjunto. En el caso de requerirse conocimientos especializados específicos, los/las colaboradores/as están facultados para emplear asesores y para apoyarlos en los sondeos y evaluaciones preliminares.