Hong Kong

Mission 21 apoya la población en Hong Kong mediante proyectos en las áreas de educación, salud y, principalmente, promoción de la mujer. La Región Administrativa Especial de Hong Kong es una de las regiones más ricas de China, sin embargo, incluso aquí son comunes la pobreza, violencia y discriminación.

 

Protección contra la explotación 

China es un país de rápido crecimiento y sus centros industriales atraen a un gran número de trabajadores itinerantes que llegan en busca empleo. Las condiciones laborales para dichos trabajadores son a menudo precarias y el marco legal en que se encuentran prácticamente no les ofrece amparo.

No solo los trabajadores itinerantes, sino también ciertos empleados extranjeros experimentan esta difícil situación, en especial, el gran número de empleadas domésticas indonesias. El número de empleadas domésticas ha aumentado fuertemente en los últimos años, en el año 2018 había 360 000 mujeres ejerciendo este oficio. La situación económica en Indonesia es mucho más difícil que en Hong Kong. Muchas mujeres llegan a Hong Kong con la idea de proporcionar a sus hijos en Indonesia una mejor vida, no obstante, carecen de derechos y las oficinas de colocación a menudo les quitan los documentos cuando llegan al país.  

 

Erradicando la violencia contra las mujeres

La mala posición legal de las empleadas domésticas invita, en muchos casos, a la explotación por parte de los empleadores. A veces las mujeres son puestas en la calle de manera arbitraria y experimentan violencia psíquica o sexual. Las afectadas necesitan protección y ayuda. Este panorama motiva a Mission 21 a respaldar la ONG Christian Action en Hong Kong. Esta organización ofrece alojamiento provisional a empleadas domésticas extranjeras, así como apoyo legal, psicológico y atención médica.

 

Una vida con dignidad

Otro problema aparte de la mala situación legal de los trabajadores son las deficientes medidas de seguridad en las fábricas de China, a menudo causantes de enfermedades mortales como la silicosis o intoxicación por exposición al benceno. El benceno se utiliza frecuentemente como producto de limpieza en la industria electrónica. Dada la carencia de protección social, los afectados tienen escasas oportunidades de encontrar un nuevo empleo. El Comité Cristiano Industrial (CIC, por sus siglas en inglés), juntamente con Mission 21, ayuda a estos trabajadores a encontrar fuentes de ingresos alternativas.

 

Justicia social

Juntamente con el Divinity School of Chung Chi College, Mission 21 aboga en China por una sociedad abierta y democrática. Este seminario teológico superior forma estudiantes dispuestos a abordar las temáticas sociales en forma crítica, tanto en la teoría como en la práctica. Muchos estudiantes asumen durante sus estudios el compromiso de abogar por las personas que están al margen de la sociedad, así como fortalecer la justicia y la democracia. Dicho compromiso es fundamental para que también en Hong Kong sea posible contraponer la justicia social a la discriminación estructural.

 

Acompañamiento profesional de Mission 21

Mission 21 colabora estrechamente con sus copartes y les garantiza un acompañamiento profesional. Las distintas copartes de Mission 21 en Hong Kong mantienen un estrecho intercambio entre sí. A través de la red ecuménica se aprovechan las diversas sinergias por sobre las fronteras para mejorar continuamente el impacto del trabajo conjunto. Gracias a la colaboración con los medios de comunicación locales y las autoridades regionales fue posible reforzar la presión sobre los empleadores. El seguimiento de la gestión de los proyectos es asumido a nivel local por personal especializado nacional e internacional.