Nigeria

Los esfuerzos de Mission 21 en Nigeria se enfocan principalmente en la promoción de la paz y el aseguramiento de los medios de vida. Fuera de esto, nuestra obra misionera apoya la población mediante numerosos proyectos destinados a mejorar la educación, la salud, la agricultura, la seguridad de los medios de subsistencia y la ayuda de emergencia.

Nuestro compromiso con la promoción de la paz responde a la situación que vive el país y al indescriptible dolor que ha causado el grupo terrorista Boko Haram en la región noreste de Nigeria. Los daños sociales y económicos son enormes. Hasta la fecha, la crisis se ha cobrado más de 40.000 víctimas. Según estimaciones del ACNUR, unos 2,5 millones de personas en Nigeria septentrional han sido desplazadas internamente.

 

La paz está destruida

Más de 2,5 millones de personas fueron expulsadas de sus tierras y viven en situación de desplazamiento interno, en algunos casos desde hace varios años.

El ejército nigeriano logró hacer retroceder al grupo terrorista Boko Haram hasta cierto punto en el año 2015. Muchas personas han podido retornar a sus hogares desde entonces, sin embargo, a menudo deben constatar que nada de lo que poseyeron existe. Los edificios y la infraestructura han sido destruidas y las provisiones han desaparecido. Entre los grupos religiosos reina la desconfianza y muchas personas están traumatizadas.

 

Ayuda para los desplazados 

Mission 21, junto con la Iglesia de los Hermanos en Nigeria (EYN) y otras organizaciones copartes, apoya a las familias que retornan en la reconstrucción de la infraestructura y recuperación de las condiciones básicas de vida. El apoyo para la superación del trauma tiene un papel importante en este contexto. El acompañamiento psicosocial de personas traumatizadas es un campo de trabajo que solo pocos actores han abordado. La escasa oferta existente no da abasto para cubrir la enorme necesidad de ayuda. Las mujeres y los niños son los más afectados por el conflicto, por ello, Mission 21 concede especial importancia al apoyo de éstos. 

 

Trabajando por la paz

La región de conflicto en el noreste de Nigeria es el hogar de la iglesia asociada EYN. Más de 8000 de sus miembros han muerto en el terror de grupos militantes. Sin embargo, los miembros continúan su trabajo por la paz. La iglesia asociada está anclada y aceptada en la región - un importante prerrequisito para ser activa en la compleja situación.

 

Diálogo entre cristianos y musulmanes  

Las organizaciones copartes de Mission 21 facilitan ayuda a las personas sin considerar su origen, etnia o religión. El diálogo interreligioso es crucial para la promoción de la paz. Las actividades de promoción de la paz abarcan numerosas posibilidades de encuentro entre personas de distintas comunidades religiosas.

 

La agricultura y la seguridad de los medios de vida

El noreste de - Nigeria se caracteriza por una larga estación seca, la erosión del suelo y la disminución de la fertilidad del suelo. Debido a los ataques de Boko Haram y al conflicto, cientos de miles de familias han tenido que dejar sus campos en barbecho, lo que ha agravado enormemente la situación de suministro en la región. Además, el cambio climático y el uso insostenible de los recursos naturales dificultan la práctica de la agricultura de alto rendimiento. Las organizaciones asociadas a Mission 21 están contrarrestando esta situación mediante la capacitación de los pequeños agricultores en la protección del medio ambiente y la agricultura sostenible. Además, ofrecen formación adicional para ayudarles a encontrar una salida a la pobreza.

 

Educación para adultos jóvenes y mujeres

Otra organización coparte de Mission 21 en Nigeria es la ONG interreligiosa Lifeline Compassionate Global Initiatives (LCGI) que fomenta el acceso a la educación y capacitación para los adultos jóvenes y las mujeres. Esta organización otorga un apoyo adicional a las familias afectadas por el conflicto a través de préstamos sin intereses y capacitación vocacional.

 

Promoción de la salud

La salud es otra área de compromiso de la iglesia. Nigeria es el país con el mayor número de personas infectadas con el VIH en el continente. La iglesia coparte busca reducir el número de nuevas infecciones y mejorar las condiciones de vida de las personas que viven con el VIH.