Perú

Mission 21 respalda diversos proyectos en Perú en colaboración con cinco organizaciones copartes. Los proyectos están enfocados en promover la capacitación, de modo de fomentar en forma específica la participación activa de las mujeres indígenas en la sociedad y en los procesos políticos. Otras áreas de importancia son la agricultura y el aseguramiento del sustento de vida, pues los grupos meta están fuertemente afectados por la pobreza. Nuestro compromiso se concentra geográficamente en el Departamento de Puno en el Altiplano peruano, región que padece bajo los impactos del cambio climático.

 

Educación 

Una buena parte de la población indígena no sabe leer ni escribir, particularmente las mujeres. La alfabetización es un paso importante para participar en la sociedad. Además, es necesario adquirir conocimientos específicos para poder comercializar los productos agrícolas y las artesanías. Mission 21 y sus copartes mantienen diversas ofertas de capacitación en el Altiplano peruano, que ayudan a empoderar a la población indígena en el campo económico, social y político.

 

Fortalecer la población indígena

Casi la mitad de la población peruana es indígena, sin embargo, todavía existen estructuras coloniales y una fuerte élite blanca que predomina en la política y la economía. La población rural indígena en Perú tiene escaso acceso a la participación política y procesos de toma de decisiones. La población indígena es a la vez la más afectada por la pobreza. Mission 21 y sus copartes fortalecen a la población indígena en Puno al promover la educación, puesto que la información y el conocimiento constituyen el primer paso para abrir acceso a los grupos marginados a los procesos políticos y posibilitar su participación activa en el desarrollo de la sociedad.

 

Fortalecer a las mujeres

Muchos de los proyectos de Mission 21 en Perú benefician particularmente a las mujeres indígenas, puesto que ellas son las más desfavorecidas. Las estructuras familiares en la región están marcadas por el patriarcado. Las mujeres también están sometidas a una fuerte presión laboral, pues sus maridos muchas veces se van a las ciudades en busca de mejores oportunidades dada la mala situación económica, quedando en una situación precaria y debiendo asumir al mismo tiempo el cuidado de los hijos, obtener ingresos y encargarse del cultivo de sus tierras. La violencia intrafamiliar es con frecuencia otro problema que afecta a las mujeres en el Perú y que es común en toda América Latina. Los casos de trata de personas también han aumentado en el país. Mission 21 y sus copartes ayudan a las mujeres afectadas facilitándoles información, posibilidades de contacto entre sí y apoyo para defender sus derechos. Al promover la capacitación buscamos erradicar la discriminación de las mujeres en la política, economía y dentro de sus propios hogares.

 

Agricultura y aseguramiento del sustento de vida

El Altiplano peruano está lejos del gobierno en Lima. El Estado casi no se ocupa de esta región que ofrece pocas oportunidades laborales. Las condiciones para el autoabastecimiento agrícola también son cada vez más difíciles, puesto que la árida región altiplánica padece fuertemente bajo los impactos del cambio climático. La malnutrición está ampliamente extendida en esta zona. Por esto, Mission 21 y sus copartes respaldan a los habitantes del Altiplano peruano para que perfeccionen sus métodos de cultivo. El enfoque de nuestros asesores agrícolas se basa en pautas orgánicas, de modo de posibilitar a la población una alimentación sostenible y equilibrada. Además, la venta de los productos excedentes en los mercados locales y regionales permite a las personas obtener ingresos adicionales.

 

Religión y desarrollo 

Todas las organizaciones copartes de Mission 21 en Perú son organizaciones basadas en la fe. En Mission 21 estamos convencidos de que la religión y la fe tienen un impacto positivo en los procesos sociales. En la práctica, sin embargo, no siempre sucede así, como en el caso de las iglesias pentecostales carismáticas que propagan una ideología conservadora y cuyo número de adeptos también va en aumento en Perú. Por esta razón, Mission 21 apoya a las organizaciones basadas en la fe, que participan activamente en la sociedad motivadas por su compromiso cristiano. En nuestro quehacer respetamos e integramos la espiritualidad de los pueblos indígenas.

 

Acompañamiento profesional de Mission 21

Mission 21 garantiza un acompañamiento profesional a sus organizaciones copartes en Perú. Una oficina de coordinación local con una amplia red de contactos reúne en una mesa a representantes de la sociedad civil, de la iglesia y autoridades, y mejora a través de ello el impacto del trabajo conjunto. En el caso de requerirse conocimientos especializados específicos, esta oficina está facultada para emplear asesores y para apoyarlos en los sondeos y evaluaciones preliminares.