Sudán del Sur

La promoción de la paz constituye el principal compromiso de Mission 21 en Sudán del Sur. Junto con su iglesia coparte, Mission 21 también apoya la población mediante proyectos destinados a mejorar la educación y capacitación vocacional, así como iniciativas en el área de agricultura sostenible y aseguramiento del sustento de vida.

 

Construir la paz en medio de la guerra

El trabajo por la paz es crucial en la actual situación de Sudán del Sur. La guerra civil, que asola al país más joven del mundo desde fines de 2013, ha cobrado la vida de más de 300 000 personas hasta la fecha. Aproximadamente 3,6 millones de habitantes buscan huir de ataques, masacres, violaciones y destrucción. La guerra civil avanza en todo el país con una creciente dispersión de los conflictos entre los grupos tribales, las tropas remanentes del gobierno y los grupos armados locales con sus distintos intereses de poder.

 

La hambruna atormenta a la población 

Como consecuencia de la lucha por el poder, la hambruna que ha sido causada por seres humanos agrava la miseria en múltiples zonas del país. Algunas regiones están gravemente afectadas por sequías, sin embargo, el gobierno impide el trabajo de las organizaciones internacionales en dichos lugares. La inflación es tan elevada que la gente apenas puede costear los productos más imprescindibles. Las estructuras estatales han colapsado en gran medida, incluso los establecimientos educacionales y sanitarios. Tras 40 años de guerra civil, el mayor deseo de la mayoría de los habitantes de Sudán del Sur es poder vivir al fin en paz.

 

Plan de acción por la paz

Mission 21 apoya el compromiso por la paz de la Iglesia Presbiteriana de Sudán del Sur, coparte nuestra, y del Consejo de Iglesias de Sudán del Sur, que iniciaron el «Plan de acción por la paz» en 2016. El plan de acción por la paz es una iniciativa de alcance nacional de las iglesias y es tal vez la última oportunidad para lograr la paz e impulsar un nuevo desarrollo en Sudán del Sur.

 

Educación para el futuro 

Nuestra iglesia coparte, la Iglesia Presbiteriana de Sudán del Sur (PCOSS, por sus siglas en inglés), estaba asentada originalmente en la región del Nilo Superior, zona que actualmente está gravemente afectada por el conflicto. La iglesia lleva a cabo sus actividades allí donde se encuentra su membresía, aun cuando ésta se vea forzada a huir a otros lugares del país. Los desplazados se encuentran principalmente en Yuba, capital del país, y en los campamentos para refugiados en las cercanías de la frontera sudsudanesa. La iglesia retomó sus proyectos en esta zona con una flexibilidad impresionante, proporcionando ayuda en forma muy comprometida, especialmente en las áreas de promoción de la paz, reconciliación y superación del trauma, pero también en el aseguramiento del sustento de vida con énfasis en el sector agrícola o la capacitación de parteras y formación de pastores, quienes asumirán a futuro su cometido como asesores espirituales y promotores de la paz.

 

La fe en la paz y la reconstrucción  

El Consejo de Iglesias de Sudán del Sur (SSCC, por sus siglas en inglés) con sus siete iglesias de numerosa membresía y sus organismos intereclesiásticos, tiene una amplia llegada entre la población a nivel nacional y de las bases. Las iglesias son las únicas instituciones que continúan suscitando confianza en el pueblo y entregando ejemplo de una vida en unidad y  gestos de reconciliación mediante su trabajo de proyecto. Conforme a esto, nuestras iglesias copartes contribuyen significativamente a que las personas en Sudán del Sur no desistan en sus esfuerzos y no pierdan la fe en la paz ni las fuerzas para hacer posible la reconstrucción.