"Algunas embarazadas caminan doce horas para dar a luz en el hospital".

csm nyanagun babice 2 b70a0cd48b

Nyanagun Tut Kuol, comadrona en Sudán del Sur, y Babice Schlumpf-van Waardenburg, que se está formando como comadrona en Suiza. Foto Samuel Rink/Misión 21

¿Cuál es la diferencia entre la vida cotidiana de una matrona en Sudán del Sur y en Suiza? ¿Y dónde están las similitudes? Una conversación.

Nyanagun Tut Koul tiene 25 años. Nació en Sudán y la familia huyó a Uganda en 2006. En 2016, comenzó a formarse como matrona en la escuela de PRDA (socio local de Mission 21). Actualmente, Nyanagun vive en el estado de Jonglei, en el noreste de Sudán del Sur. Lleva tres años trabajando allí como matrona para la organización Médicos Sin Fronteras. Participa en el programa de embajadas juveniles de Mission 21 y estuvo en Suiza en junio de 2022 como parte de este programa.

Babice Schlumpf-van Waardenburg tiene 28 años. Nació en los Países Bajos, pasó su infancia en Davos y ahora vive en Basilea. Estudió psicología en Basilea y está en el segundo año de su programa de licenciatura para convertirse en matrona. Además, trabaja a tiempo parcial en el Departamento de Marketing y Comunicación de Mission 21.

Durante la visita de Nyanagun a Basilea, intercambiaron opiniones sobre las diferencias y similitudes entre su vida laboral cotidiana en Sudán del Sur y en Schwiez. 

Nyanagun, Babice, ¿qué te motiva a trabajar como matrona?
NayanagunQuiero ayudar a otras personas, y como comadrona puedo hacerlo: Ayudar a las mujeres de Sudán del Sur.
BabicePara mí es algo parecido: quiero apoyar a las mujeres en el que probablemente sea uno de los momentos más importantes de su vida, en una experiencia que nunca han vivido, al menos como madres primerizas.

Trabajan en contextos muy diferentes. En Sudán del Sur, según Unicef, 1150 de cada 100.000 mujeres mueren en relación con el embarazo y el parto. En Suiza, la cifra es de cinco. En Sudán del Sur, sólo una cuarta parte de los partos son atendidos por una comadrona.
NyanagunTenemos pocas comadronas, pero están llegando más. También gracias a la escuela que apoya Mission 21. Desde que nuestra cohorte se graduó, se han cubierto muchos puestos en el hospital donde trabajo. Estamos ayudando a reducir la mortalidad materna e infantil en Sudán del Sur.

¿Cuáles son los mayores retos?
NyanagunLa infraestructura. No tenemos un quirófano para partos por cesárea en el hospital, las mujeres tienen que ser trasladadas en avión. En la temporada de lluvias, esto es a veces difícil porque la pista se inunda. Pero mi empleador se esfuerza por ayudar a todas las mujeres. Babice: Debe ser muy difícil trabajar así... Estamos muy bien equipados. Aparte de las necesidades médicas, el reto en el hospital es sobre todo acompañar a las mujeres de forma adecuada, es decir, darles el tiempo y la paz que necesitan en el entorno hospitalario.

¿Cómo son sus días de trabajo?
BabiceLas matronas de los hospitales suizos suelen trabajar en tres turnos de ocho horas cada uno. Sólo trabajamos en una sala, es decir, exclusivamente en la sala de partos o en la sala de posparto. En el hospital de Rheinfelden, donde trabajo, hay una media de 40 nacimientos al mes.

NyanagunEl hospital donde trabajo es el más grande de la región. Somos cinco comadronas. A veces atendemos 90 nacimientos al mes. Nos encargamos de todas las tareas, desde los cuidados prenatales hasta la atención obstétrica y el posparto. El turno de mañana dura seis horas, el de noche 12 horas.

¿Por qué el turno de noche es tan largo?
NayanagunPor razones de seguridad. La situación de la seguridad en Sudán del Sur es muy mala ahora, después de la guerra, no podemos hacer nuestros desplazamientos por la noche.

¿Cómo son los cuidados previos y posteriores?
NyanagunAlgunos días salimos a las aldeas para informar a las mujeres de que vengan al hospital a dar a luz, para poder ayudarlas en caso de complicaciones. Algunos tienen que caminar doce horas para llegar. Tras el parto, permanecen un máximo de dos días.

BabiceEn Suiza, las madres permanecen en el hospital hasta cinco días después del parto. Después, tienen derecho a 16 visitas a domicilio de una matrona, que paga el seguro médico. Nyanagun: No tenemos eso. Pero el hospital está abierto a todo el mundo, por lo que la atención obstétrica es gratuita.


¿Qué pasa con las muertes en el hospital?
BabiceAfortunadamente, no he tenido que experimentar esto hasta ahora.
NyanagunLa mayoría de las complicaciones se producen en los partos domiciliarios no acompañados. Por eso es tan importante que las mujeres acudan al hospital. El peor momento de mi vida profesional fue un caso en el que tuvimos que sacrificar la vida de un bebé para salvar a la madre. Sólo tenía 16 años.

Nyanagun, ¿puede hablarnos de su formación en la escuela de partería?
NyanagunLlegué a la formación a través de un llamamiento en la iglesia, en ese momento vivía con mi familia en Uganda. La escuela estaba exiliada en Kenia a causa de la guerra. Cuando llegué, me sorprendió. La zona era extremadamente calurosa y seca, un entorno difícil. Pero la escuela era muy buena. Los profesores están bien formados y nos motivan a seguir a pesar de todos los problemas. Al cabo de un año, tuvimos que cambiar de lugar a causa de los conflictos y desde entonces estudiamos en el campo de refugiados de Kakuma. También fue una experiencia dura. Pero lo conseguimos, completamos con éxito la formación y ahora estamos haciendo una importante contribución en Sudán del Sur.

¿Cuál ha sido la experiencia más bonita hasta ahora?
NyanagunSiempre me alegro cuando un parto va bien. Me sentí especialmente aliviada una vez con una madre muy joven cuya situación inicial no era buena, pero al final todo fue bien.
BabicePara mí, el momento más conmovedor hasta ahora fue el primer parto al que me permitieron asistir. No fue un parto fácil, se utilizó una ventosa. Pero me impresionó mucho cómo la madre gestionó todo y cómo su pareja le dio fuerzas.

Entrevista: Miriam Glass, Misión 21

► Más información sobre el proyecto de escuela de partería en Sudán del Sur

► Me gustaría apoyar a la Escuela de Matronas

Espero que gracias a su apoyo

Misión 21
Obra Misionera Evangélica de Basilea

Apartado de correos 270
Calle Misión 21
4009 Basilea, Suiza
Teléfono: +41 (0)61 260 21 20
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
IBAN: CH58 0900 0000 4072 6233 2
Número de exención fiscal:
CHE-105.706.527

Misión 21 e.V.

Wartenbergstrasse 2
D-79639 Grenzach-Wyhlen
Tel. +49 (0)7624 208 48 69
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
Caja de Ahorros de Lörrach-Rheinfelden
Haagener Straße 2
D-79539 Lörrach
IBAN: DE05 6835 0048 0001 1250 95
BIC: SKLODE66XXX

Scroll al inicio