De un nuevo comienzo en la vida tras una supuesta sentencia de muerte

Campaña del PCC en el Día Mundial del Sida. Foto PCC

Cuando Emmanuel Kameni llegó al hospital, no todo era bueno. Tras dar positivo en la prueba del VIH, había perdido el valor para enfrentarse a la vida. "Para mí, la prueba era una sentencia de muerte", recuerda. Dejó de ir a trabajar y posteriormente perdió su trabajo y su piso. Supuso que moriría pronto de todos modos, así que no buscó tratamiento. Bebía demasiado y vivía con sus dos hijas en un edificio inacabado. Como no tomaba ninguna medicación, sufría las consecuencias negativas de su infección por el VIH. 

El punto de inflexión para Emmanuel Kameni se produjo cuando un consejero del hospital de Douala le habló de sus problemas. El hospital está gestionado por el PCC, la iglesia asociada a Mission 21 en Camerún.

Medio millón de personas están afectadas
Emmanuel Kameni no está solo en la primera parte de su historia. ONUSIDA calcula que unas 500.000 personas en Camerún son portadoras del VIH. De una población de 26,5 millones de habitantes, eso es casi el dos por ciento. Las mujeres y los niños están especialmente expuestos al riesgo de infección. Las mujeres son más a menudo víctimas de la violencia sexual que los hombres, se dedican más a la prostitución y representan más de dos tercios de los infectados por el VIH. La situación es especialmente precaria en el oeste anglófono del país, donde un conflicto armado entre los rebeldes y el gobierno hace estragos desde 2016. En este contexto difícil y peligroso, la atención médica a la población es un reto que el Estado no suele dominar. 

Dos obstáculos: El coste y la falta de conocimiento
Muchas personas no tienen acceso a las pruebas del VIH y, por tanto, no saben si son portadoras del virus. Los que conocen su estado serológico, como Emmanuel Kameni, no suelen tener medios económicos para recibir tratamiento. Muchas personas también carecen de los conocimientos necesarios sobre lo que significa una infección por el VIH y las opciones de tratamiento disponibles. Por ello, muchas personas, como Emmanuel Kameni, asumen que una prueba positiva significa el fin. Incluso si se suministran medicamentos antirretrovirales, es necesario realizar visitas periódicas a un hospital o a un centro de salud, lo que implica gastos de transporte y suele ser peligroso por razones de seguridad. 

El grupo de autoayuda como salvavidas
El PCC aboga por el tratamiento médico de las personas que viven con el VIH. También lucha contra la discriminación de los afectados y proporciona información sobre las opciones de prevención y tratamiento. Para Emmanuel Kameni, el compromiso del PCC fue un ancla salvadora. El consejero del PCC que se acercó a él en el hospital le informó sobre la enfermedad y las opciones de tratamiento, le recetó medicamentos y le animó a unirse a un grupo de autoayuda. Poco después, una de las hijas de Kameni, que dio positivo en la prueba del VIH, también recibió la medicación.
Con el apoyo del PCC, Emmanuel Kameni consiguió dar un nuevo rumbo a su vida. Ahora es presidente del grupo de autoayuda local y trabaja en un centro para personas con VIH. Allí asesora a otras personas seropositivas y, gracias a este trabajo, puede mantener a sus hijos. 
Educar a personas como Emmanuel Kameni es una de las actividades más importantes de la labor de sensibilización del PCC. Los cursos ofrecidos incluyen temas como la violencia sexual y de género, las enfermedades de transmisión sexual (incluido el VIH), la comunicación y el asesoramiento. En ellas participan personal médico, profesores, miembros de grupos de mujeres y jóvenes y otros voluntarios. Los miembros formados de las comunidades locales pueden apoyar a las personas seropositivas y educar a la población sobre el VIH. Llegan a un número mucho mayor de personas de lo que sería posible a través del personal profesional del CCE. 

Sensibilización de los jóvenes
El PCC ofrece asesoramiento a las personas seropositivas y a las víctimas de la violencia sexual, realiza pruebas de detección del VIH y proporciona apoyo médico a los afectados. Además, se lleva a cabo una labor educativa sobre los temas de la violencia sexual y las enfermedades de transmisión sexual en más de 30 escuelas. Aquí y en el Centro Freemind de Buea -un centro juvenil donde los jóvenes pueden tratar el tema de la sexualidad sin presiones- se sensibiliza a los jóvenes sobre temas como la violencia sexual y las enfermedades de transmisión sexual. Esto les da la oportunidad de no tener que pasar por la misma experiencia que Emmanuel Kameni cuando sean adultos y poder llevar una vida sana. 

Texto: Frank Nydegger, Misión 21

► Más información sobre el proyecto

► Donativo para el trabajo sobre el VIH en Camerún

Espero que gracias a su apoyo

Misión 21
Obra Misionera Evangélica de Basilea

Apartado de correos 270
Calle Misión 21
4009 Basilea, Suiza
Teléfono: +41 (0)61 260 21 20
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
IBAN: CH58 0900 0000 4072 6233 2
Número de exención fiscal:
CHE-105.706.527

Misión 21 e.V.

Wartenbergstrasse 2
D-79639 Grenzach-Wyhlen
Tel. +49 (0)7624 208 48 69
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
Caja de Ahorros de Lörrach-Rheinfelden
Haagener Straße 2
D-79539 Lörrach
IBAN: DE05 6835 0048 0001 1250 95
BIC: SKLODE66XXX

Scroll al inicio