La expansión colonial: los misioneros entre el apoyo y la resistencia

ghana

Funcionarios del gobierno inglés, el vicegobernador, soldados de la Casa, emisarios de Asante. Fuente: Archivos BM, QD-30.106.0058

El historiador Ulrich van der Heyden hace un repaso crítico de la historia de la misión. En el marco de su serie de seminarios web sobre la historia de las misiones, Mission 21 le invitó a hablar sobre el tema "Misión y violencia colonial". En su conferencia, dibujó una imagen ambivalente de la misión.

Las subyugaciones de pueblos extranjeros con la espada y la cruz tienen una larga historia, dice el historiador Prof. Dr. Dr. Ulrich van der Heyden en el seminario web de Mission 21 "Mission-Colonialism Revisited" sobre el tema "Mission and Colonial Violence". La misión institucionalizada y los gobiernos se complacen y a menudo buscan el apoyo mutuo en los planes de expansión.

Juntos somos más fuertes 

No todas las colonizaciones fueron acompañadas por la Iglesia, relativiza van der Heyden. Y muchos misioneros también estaban en el camino sin apoyo estatal. Sin embargo, a menudo buscaban la cooperación.

En el siglo XIX surgieron las primeras sociedades misioneras protestantes y enviaron a sus trabajadores. "De este modo, los misioneros se convirtieron en importantes actores de la globalización, porque no sólo actuaron sobre el terreno, sino que a través de ellos se difundieron importantes conocimientos sobre la naturaleza del mundo no europeo y sus culturas en el Viejo Mundo, lo que a su vez hizo que más europeos se trasladaran allí", afirma van der Heyden.

Una de las sociedades misioneras protestantes más antiguas, la Misión de Basilea, fundada en 1815, también contó con la protección de las potencias coloniales, por ejemplo Inglaterra. En la Costa de Oro, la actual Ghana, los misioneros de Basilea penetraron en el territorio del Imperio Asante en el interior y tuvieron que cuidarse de los ataques. Al mismo tiempo, la misión de Basilea presionó a la Cámara de los Comunes británica para el sometimiento colonial de los asantes y apoyó las campañas militares de los británicos contra los reyes asantes con sus propias compañías, como explicó Claudia Buess, jefa de estudios de Mission 21.

¿Abogados o agentes?

Entonces, ¿hay que considerar a los misioneros protestantes como agentes de la colonización europea? ¿Contribuyeron con su trabajo a la violencia colonial contra las etnias residentes? Van der Heyden dice: "No se puede dudar seriamente de que la mayoría de los misioneros del siglo XIX se adhirieron a la idea colonial". Sin embargo, subraya van der Heyden, muchos misioneros se veían a sí mismos como "defensores de los nativos", el término contemporáneo.

Por ejemplo, el misionero alemán Alexander Merensky cambió fuertemente su actitud hacia la política de poder colonial de Alemania en el Transvaal incluso en su vejez. En la primera mitad de su vida, abogó por la expansión del cristianismo y la misión colonial en el África oriental alemana. En la vejez, atribuyó a la misión cristiana el deber de levantarse con vehemencia contra "las injusticias, las vergüenzas y los crímenes" de los europeos. 

Ambos y

El apoyo o la resistencia de los misioneros frente a las potencias coloniales fue muy variado. La mayoría de los misioneros alemanes no apoyaron directamente los avances imperiales en África. Por otra parte, los misioneros de Berlín no ofrecieron mucha resistencia a los bóers y a los ingleses cuando éstos hacían exacciones entre los nativos. Otros intentaron negociar entre los lugareños y las potencias coloniales, y otros compartieron sus conocimientos como exploradores, intérpretes o escribas. Sin embargo, lo que casi nunca ocurrió fue que los propios misioneros tomaran las armas.

Es imposible dar una respuesta concluyente a la cuestión de si los misioneros eran agentes del colonialismo o no, dice van der Heyden: "No puede haber un juicio general sobre este tema". Las sinergias de ambos movimientos no pueden descartarse. Sin embargo, dice el historiador, no se puede condenar a los misioneros de forma generalizada.

"Podemos discutirlo con diferentes puntos de vista", concluye van der Heyden. Pero, subraya, a fin de cuentas, los afectados en los antiguos territorios coloniales decidirán por sí mismos cómo hacer esta evaluación.

Texto: Samuel Rink

van der heyden

Prof. Dr. Dr. Ulrich van der Heyden es historiador de África, las misiones y el colonialismo, además de politólogo. Lleva cuarenta años trabajando en la historia de las misiones cristianas en la época del colonialismo en África y ha escrito más de 60 publicaciones monográficas y más de 200 ensayos académicos y es el iniciador y (co)editor de siete series de libros. Van der Heyden es profesor visitante de investigación en la Universidad de Sudáfrica, en Pretoria, también es profesor particular en la Universidad Libre de Berlín e investigador asociado en la Facultad de Teología de la Universidad Humboldt de Berlín.

Espero que gracias a su apoyo

Misión 21
Obra Misionera Evangélica de Basilea

Apartado de correos 270
Calle Misión 21
4009 Basilea, Suiza
Teléfono: +41 (0)61 260 21 20
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
IBAN: CH58 0900 0000 4072 6233 2
Número de exención fiscal:
CHE-105.706.527

Misión 21 e.V.

Wartenbergstrasse 2
D-79639 Grenzach-Wyhlen
Tel. +49 (0)7624 208 48 69
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
Caja de Ahorros de Lörrach-Rheinfelden
Haagener Straße 2
D-79539 Lörrach
IBAN: DE05 6835 0048 0001 1250 95
BIC: SKLODE66XXX

Scroll al inicio