Rebecca Mfutila, de la República Democrática del Congo, recibe el Premio Sylvia Michel

rebecca mfutila en el jardín de la Casa de la Misión en Basilea

Rebecca Mfutila en el jardín de la Casa de la Misión en Basilea. Foto Samuel Rink/Misión 21

Rebecca Mfutila, de la República Democrática del Congo, recibirá el premio suizo Premio Sylvia Michel 2022 concedido. Rebecca Mfutila dirige la Federación de Mujeres de nuestro Iglesia asociada en la RD del Congo. En la entrevista, habla de la situación de las mujeres sobre el terreno y de la lucha contra la desnutrición infantil en su hogar, la región de Kwango.

Rebecca Mfutila, has recibido el Premio Sylvia Michel 2022, que apoya proyectos que preparan a las mujeres para ocupar puestos de liderazgo en las iglesias reformadas. ¿Qué significa el premio para usted?
El premio es un estímulo. Para mí personalmente, pero también para las mujeres de la República Democrática del Congo. Con demasiada frecuencia pasan desapercibidos. Este premio les honra.

Usted fue la primera mujer de su iglesia en ocupar un puesto de liderazgo. ¿Cómo ha ocurrido eso?
Sí, soy el primer teólogo y el primer pastor ordenado de la Communauté Evangelique du Kwango (CEK). El camino no fue fácil. Al principio, uno de los principales líderes de nuestra iglesia dijo que en su vida no habría ninguna mujer ordenada en la CEK. Pero luché y gané. Ahora soy responsable de mi propia parroquia y presidenta de la Federación de Mujeres del CEK.

Mission 21 felicita de corazón a Rebecca Mfutila por haber recibido el Premio Sylvia Michel 2022. Este premio internacional de la Iglesia Evangélica de Suiza (EKS) y la Alianza Mundial de Iglesias Reformadas (ARM) es un importante reconocimiento para la promoción de las mujeres en puestos de liderazgo. Mission 21 lleva años apoyando el trabajo de las mujeres de la Communauté Evangélique du Kwango y se alegra de que este apoyo esté dando sus frutos. En todo el mundo, Mission 21 participa en numerosos programas y proyectos para promover la justicia de género y la posición de la mujer en la iglesia y la sociedad. 

¿Cómo convenciste al líder de la iglesia?
Mi forma de hacer las cosas le convenció. El pastorado es un llamado y una vocación. Desde mi juventud, tuve el deseo de servir a Dios. Mi compromiso y mis conocimientos convencieron a los dirigentes de la iglesia para que me enviaran a estudiar teología.

Miembros de la Federación de Mujeres del CEK en la RD del Congo
Miembros de la Federación de Mujeres de la Comunauté Evangelique du Kwango en Kasongo Lunda. Foto Vera Schaffer/Misión 21

¿Por qué al principio era impensable una mujer pastora?
Para la mayoría de nuestra iglesia, es importante mantener las cosas como están. Las mujeres no están destinadas a ser pastores. Pero algunos líderes han cambiado de opinión.

El premio Sylvia Michel apoya proyectos que preparan a las mujeres para ocupar puestos de liderazgo en las iglesias reformadas. ¿Hasta qué punto se puede preparar a otras mujeres para ese puesto?
Necesitamos mucho tiempo para sensibilizarnos. Es necesario que la gente entienda y acepte que las mujeres están tan hechas por Dios como los hombres y tienen igualmente todas las capacidades necesarias para asumir una responsabilidad activa. Es una larga lucha, pero se está avanzando.

¿Hay modelos de conducta?
No hay muchos, pero existen. En algunas escuelas, las mujeres ocupan el cargo de directoras. También me considero un modelo a seguir.

¿En qué medida se trata de preparar a las mujeres y en qué medida se trata de trabajar con los hombres que han ocupado y dado la mayoría de los puestos de liderazgo hasta ahora?
Ambos deben progresar juntos. Las mujeres no deben tener miedo de los hombres. Tenemos que defender nuestros derechos. Y necesita muchas conversaciones.

También son activos a nivel de base. Por ejemplo, en el "Centro de Desnutrición" de Kasongo Lunda, en la República Democrática del Congo. ¿Puede decirnos algo al respecto?
En el centro atendemos a los niños desnutridos y a veces también a las madres. En la región de Kwango, la desnutrición es un gran problema que se agrava cada vez más. (Más información sobre el trabajo de la Federación de Mujeres aquí: Empoderamiento de las mujeres en los barrios marginales de Kwango y Kinshasa - Mission 21 (mission-21.org)

Examen médico de un niño en el centro CEK de Kasongo Lunda (RD del Congo)
Examen médico de un niño en el "Centre de Malnutrition" del CEK en Kasongo Lunda. Foto Vera Schaffer/Misión 21

¿Por qué?
Desde hace algunos años, sentimos el cambio climático y el cambio de clima. La tierra se ha secado y ya no es tan fértil como antes, las semillas no son de buena calidad. La gente tiene dificultades para cultivar suficientes alimentos. Al mismo tiempo, la población crece rápidamente. Así que cada vez más gente se encuentra con una situación en la que cada vez hay menos comida. Los niños de hasta cinco años se ven especialmente afectados por la desnutrición. Las mujeres embarazadas y las madres también sufren. Las mujeres de la Federación de Mujeres hemos formado un grupo y hemos abierto el "Centro de Desnutrición" con nuestras pequeñas aportaciones económicas. Aquí podemos alimentar a 100 niños. Vienen dos veces por semana. Les proporcionamos alimentos y atención médica. Afortunadamente, contamos con voluntarios que nos ayudan, incluidos los enfermeros profesionales.

Debe ser difícil ver a estos niños. ¿Cómo lo afronta?
Con pocos recursos podemos hacer algo, pero aún así a veces estamos desesperados. El problema es que hay muchos niños desnutridos, pero sólo podemos atender a 100 de ellos en este momento. Es difícil ver que la magnitud de la necesidad es mucho mayor que las posibilidades de ayuda.

dsc 0867
En el centro para niños desnutridos de Kasongo Lunda. Foto Vera Schaffer/Misión 21

Por muy importante que sea la ayuda alimentaria, ¿hasta qué punto es sostenible?
Por supuesto, también intentamos trabajar más allá de los cuidados intensivos. Hay que ver claramente que no basta con alimentar a los niños, se necesitan otras medidas.

¿A qué medidas se refiere?
En algunos casos, ya es posible una atención más completa. A una mujer que estaba en una situación muy mala con su hija, pudimos proporcionarle algunas tierras y formarla en el cultivo de la soja. Tenemos que crear esas oportunidades. En el futuro, nos gustaría llegar a un hogar para acoger a los niños. Muchos son huérfanos. Viven en lugares donde se les trata muy mal. Cuando están con nosotros en el centro, tenemos que devolverlos a sus lugares de residencia. Esto es estresante. Ahora estamos buscando un lugar para un hogar y pensando en cómo podríamos ponerlo en práctica.

Si tuviera más recursos financieros, ¿podría la Federación de Mujeres ampliar el proyecto?
Sí, definitivamente. Este año hemos recibido 5.000 francos de un fondo de Mission 21, y se ha presupuestado una contribución de 25.500 francos para el próximo año. Eso ayuda enormemente, sobre todo porque podemos planificar con antelación.

¿Qué le motiva a hacer este trabajo? ¿Qué le da fuerzas para continuar?
El amor de Dios. Y la situación: cuando ves que los niños mueren porque no tienen nada que comer, ¡no es una opción no actuar!

Uno también podría resignarse...
De hecho, también corremos riesgos. Por ejemplo, si un niño tiene diarrea después de haber comido en nuestro centro, rápidamente quedamos desacreditados y vulnerables. Pero también hay encuentros que nos animan una y otra vez.

¿Puede hablar de ese encuentro?
Pienso en la pequeña Ruth. La dejaron con nosotros, gravemente desnutrida y obviamente maltratada y traumatizada. Pero, mientras tanto, fue acogida por una familia de la Federación de Mujeres. Pudimos enviarla a la escuela y se recuperó muy rápidamente. Ver esto es alentador.

¿Qué otros proyectos forman parte del trabajo de la Federación de Mujeres?
En el CEK, varios proyectos se entrelazan. Trabajamos con el Proyecto agrícolaEl Educación- y el Proyecto de salud juntos. Entre otras cosas, ofrecemos Formación profesional para mujeres en sastrería, artesanía de panadería y economía doméstica. Siempre se trata de ayudar a las mujeres a ser independientes. Muchas son dependientes a causa de la pobreza y se quedan embarazadas porque son explotadas sexualmente. Queremos contrarrestarlo. Gracias a nuestro trabajo con las mujeres de la base, vemos qué problemas son especialmente acuciantes y podemos abordarlos en cooperación con los distintos proyectos del CEK.

Mujeres en formación en los proyectos CEK.

Muchas gracias por la entrevista.
Gracias por apoyar nuestro trabajo.

Entrevista: Miriam Glass/Misión 21

> Aquí puede encontrar más información sobre el proyecto

> Sí, me gustaría apoyar a la gente de la RD del Congo.



		
		
			

Espero que gracias a su apoyo

Misión 21
Obra Misionera Evangélica de Basilea

Apartado de correos 270
Calle Misión 21
4009 Basilea, Suiza
Teléfono: +41 (0)61 260 21 20
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
IBAN: CH58 0900 0000 4072 6233 2
Número de exención fiscal:
CHE-105.706.527

Misión 21 e.V.

Wartenbergstrasse 2
D-79639 Grenzach-Wyhlen
Tel. +49 (0)7624 208 48 69
info@mission-21.org

Cuenta de donaciones:
Caja de Ahorros de Lörrach-Rheinfelden
Haagener Straße 2
D-79539 Lörrach
IBAN: DE05 6835 0048 0001 1250 95
BIC: SKLODE66XXX

Scroll al inicio